Consejos útiles

Seguridad en la cocina y el baño

Entre las causas más frecuentes de accidentes domésticos no podemos dejar de incluir la distracción: recordad siempre que estáis realizando acciones potencialmente peligrosas para vuestra salud e integridad física (por ejemplo, uso de cuchillas afiladas, limpieza con detergentes corrosivos, operaciones en contacto con fuegos y altas temperaturas...) y, por lo tanto, es necesario mantener siempre un alto nivel de atención. A continuación, indicamos algunos consejos sencillos, a menudo de sentido común, que pueden ayudar a proteger de posibles peligros domésticos.

  • Ten cuidado durante las actividades más arriesgadas que se realizan en la cocina o en el baño (por ejemplo: corte con cuchillos afilados, sustitución de bombillas, uso de pequeños electrodomésticos en presencia de agua, corte con objetos puntiagudos, etc.).
  • Las instalaciones del gas deben ser revisadas exclusivamente por personal cualificado y con tubos o componentes homologados. Cierra siempre la llave de paso del gas cada vez que no se use.
  • No dejes cuchillos al alcance de la mano, sobre todo si hay niños en la casa.
  • Guarda los detergentes y otros productos nocivos fuera del alcance de los niños (Scavolini produce accesorios específicos a tal efecto).
  • Los materiales corrosivos (acetona, amoniaco, tricloroetileno, lejía, soda cáustica, ácido muriático...) y los vapores que salen de un cierre no estanco de los contenedores pueden dañar los componentes de la cocina. Por lo tanto, hay que prestar atención los cierres de los diversos materiales y tenerlos fuera del alcance de los niños.
  • No cargues los muebles excesivamente (respeta las indicaciones del manual de uso y mantenimiento).
  • Evita subirte a encimeras, cajones, mesas y sillas. Estas últimas deben utilizarse siempre con las patas bien apoyadas en el suelo (¡sin balancearse!).
  • Evita subirte a las encimeras de cristal y de sobrecargar las baldas de este material. Si se rompe o raya, el cristal puede resultar cortante. Para evitar la rotura del cristal hay que prestar atención a los golpes, especialmente en los bordes, que son más frágiles (consulta las indicaciones del manual de uso y mantenimiento).
  • Para llegar a los armarios más altos conviene utilizar las escaleras para tal fin en lugar de subirse a sillas, taburetes o encimeras.
  • Revisa las instalaciones eléctricas, especialmente en lugares como los trasteros, donde puede haber disolventes, papel, prendas de vestir...
  • Mantén en buen estado los grifos e instalaciones.
  • No lleves manga larga cerca de las cocinas a gas encendidas porque podrían incendiarse sin que te des cuenta. .
  • Utiliza felpudos antideslizantes. El agua derramada puede provocar caídas complicadas..
  • No uses aparatos eléctricos en proximidad del fregadero o de zonas mojadas.
  • Sigue con atención las instrucciones de seguridad de los electrodomésticos..
  • Controla el voltaje de los aparatos eléctricos antes de enchufarlos. Cuando hayas acabado de utilizar el aparato, no tires del cable para desenchufarlo..
  • Antes de limpiar cualquier aparato eléctrico, asegúrate de que está desenchufada.
  • Para el mantenimiento de los electrodomésticos, confía siempre en personal especializado. Si necesitas abrir el aparato, asegúrate de que esté desenchufado.
  • Reduce al mínimo las conexiones eléctricas con alargadores, reductores y enchufes múltiples.
  • Apaga el interruptor general antes de limpiar los portalámparas o cambiar una bombilla.
  • Utiliza el calentador de agua a una temperatura no superior a los 50 ºC, con el fin de evitar riesgos de quemaduras accidentales.
  • Ten en casa un pequeño extintor.